En invierno

En invierno se me enfrían los pies

se me clavan los cristales de la noche

como una luz tallando sobre las sábanas

toda la oscuridad de un otoño vago.

Son extrañas agujas punzantes

se quedan como piedras en un solo despertar

cuando la embestida del sol es incierta

y el cielo y las lluvias se pliegan lentamente

hacia la misma arena.

Mis pies no tienen por costumbre vivir

entre cristales de agua helada y turbia

solo saben de retener lo que brilla en la memoria

y yo obstinada intento abrigarlos como abrigo el corazón

Y aún con todos los rituales que me concede la noche

se enfrían con una pertinaz condena

como si fuera una derrota asumida tener los pies fríos

como si traficando con la rutina y las ganas de sentir

se pudiera ocultar el dolor inexplicable del frío

o la proximidad de un invierno sin sueños.

En invierno se me enfrían los pies

hasta que estoicamente toco la nieve fina de tu piel

y me desnudo ante el fuego de tus dedos

mientras tanto

Júpiter y Saturno hoy

han decidido pasar una noche juntos.

Hay dos días en la vida by Cristina Fernández Sáinz-Maza

MasticadoresArchipiélago

La imagen siempre la misma. Tú corriendo por un bosque inmenso lleno de árboles sin ningún punto de destino. La tarde era desapacible y le acababas de cambiar las ruedas al coche porque le tocaba, decías. Ni siquiera te paraste a mirar si le hacía falta. Hay personas que hacen las cosas porque quieren; son personas tan libres que no dan un paso por obligación. Tú eras una de ellas. Simplemente habíamos quedado para vernos en nuestra pequeña isla amueblada con toda esa decoración que nos gustaba tanto, hablar, reírnos de nuestras cosas que nos incluían a nosotros mismos, dar un paseo en aquel barco tan bonito que ibas a ver todos los días, que deseabas comprar para llevarme de viaje y besarnos como si el mundo se acababa en nosotros.

Pero aquel día, las ruedas fallaron y pararon en un punto de una carretera oscura. Ni siquiera tus grandes…

Ver la entrada original 149 palabras más

Seguro se casó de blanco

Y

Se viste de blanco para ir a las grandes ferias

los animales no ven el color blanco

Y si se mancha se lava

Guarda todas sus fotos en una carpetita azul

Y da carpetazos a las cosas

como si así desaparecieran todos los males

con el mismo poder del silencio

Yo se que  se viste de blanco para todas sus salidas

para abrirse al mundo

para encontrarse con su alma

para saborear todos sus sueños cumplidos.

Cree en el valor de las pequeñas cosas

y en los días fríos y oscuros,

– cuando todos los santos caen rendidos a sus pies

sin recibir contestación-

esos días de duro trabajo en el que todo sale al revés

para ella creados por Dios

 y alguien llamado mala suerte

Ella sabe que saber mirar es una gran virtud

Te mira libre y calla

Te mira y calla pero sé libre

Te mira y a veces incluso llora

Yo sé que quisiera salvar todo lo que no se puede romper

Salvar lo que nadie puede encerrar

Salvar los afectos no obligados

Salvar todos los besos que quedaron atrapados

Salvar las distancias con su inmensa voz

Salvar lo verdadero de los sentimientos

Salvar su amor

Ella se viste de blanco para atrapar la vida

Ella es mi madre

Y  se muere como lo hacen los días

Y se muere de frente

con una sonrisa

con la mirada verde más pura que conocí

mejorando la muerte con su presencia

Y yo la miro descalza

en el espejo de mi mesita vacía de fotos

en este otoño

 más invierno aún que nunca

tocando a horcajadas la nieve

hundiendo los pies queriendo deshacerla

mientras esa sombra maldita

me grita

que no puedo salvarla.

– Al fondo mi padre, sonriendo

la mira como siempre

como si fuera una gran maga-

Pon tus ojos en el océano y el alma en el mar

Agazapada 

bajo las piedras y las horas, 

esperaste, paciente, la llegada 

de esta tarde 

en la que nada 

es ya posible… 

Angel González

Mientras los días van y se vienen

las piedras del mar también lo hacen

hay un momento en que te tumbas sobre ellas

sin saber su nombre ni su origen

los territorios que han viajado

simplemente las conoces por su forma de mirarte

– mientras el mar y yo compartimos

esa extraña forma de querernos-

Te acarician la espalda

se clavan hasta hundirse en tu piel

hasta escuchar tu risa como un mar de fondo

y en ese justo momento es cuando se mueven

Luego se van a varar a otras playas

con otro tamaño, otra forma, otros colores

Algunas se quedan en el fondo marino

inertes e impasibles

buscando su propia casa

mientras los peces nacen y mueren

A veces pienso

si el océano inmenso rompe cada roca en pedazos

los convierte por un instante en suaves piedras

para que lleguen a acariciar el cuerpo de una mujer

antes de convertirse en almas llenas de arena

Fotografía: Montse Funcasta 2020

De pronto los bares by Cristina Fernández Sainz-Maza

Pero ¿qué es eso que en todo, de repente, falta?Saint-John Perse  Con la misma prontitud con que llega la noche
 volverán los bares para vernos
 y quedarán allí de nuevo todos los enamorados
 Los bares están diseñados para el amor
 son los silos de los secretos
 el colmenar más viejo del mundo
 el cementerio de los grandes robles
 en ellos sobreviven los poetas
 con su lengua cotidiana
 a veces sonriendo a lo que sucede
 sin esperar grandes cosas
 anotando versos
 mirando los ojos del mejor poema.
 Los bares están diseñados para el amor
 sobreviven a los días que llegan sin factura
 es el hogar de los solitarios sin ley seca
 esperando que amanezcan los sueños
 en un papel poco usado
 es el hogar del café
 espantando vitrales insomnios.
 
 Los bares están diseñados para el amor
 son el mar y la montaña donde huir hacia adentro
 la amable ocupación de los amigos
 que siempre llegan tarde
 para gastar las horas de los afectos
  
 Cuando se cierra un bar 
 se agrandan las distancias y los minutos
 se duerme con extraños
 se besa la memoria
 y la noche ya no es un estado de gracia
 Cuando se cierra un bar
 se cierra el día después
  
 De pronto los bares se estremecen
 y gritan
 Alguien me espera
 para que el juego de estar vivo 
 no desaparezca.
 Con la misma prontitud con que llega la mañana
 volverán los bares para vernos
 y quedarán allí de nuevo
 todos los enamorados. 

MasticadoresArchipiélago

Photo by Pixabay on Pexels.com

Pero ¿qué es eso que en todo, de repente, falta?Saint-John Perse   Con la misma prontitud con que llega la noche volverán los bares para vernos y quedarán allí de nuevo todos los enamorados   Los bares están diseñados para el amor son los silos de los secretos el colmenar más viejo del mundo el cementerio de los grandes robles en ellos sobreviven los poetas con su lengua cotidiana a veces sonriendo a lo que sucede sin esperar grandes cosas anotando versos mirando los ojos del mejor poema.   Los bares están diseñados para el amor Sobreviven a los días que llegan sin factura es el hogar de los solitarios sin ley seca esperando que amanezcan los sueños en un papel poco usado es el hogar del café espantando vitrales insomnios.   Los bares están diseñados para el amor son el mar y la…

Ver la entrada original 106 palabras más

Amor-es

Amor es

la palabra más grande del mundo

incluye tu cuerpo

tus caricias

tus pensamientos

tu piel

tus labios

tus manos

tu voz

tu saber vivir.

El lugar donde el principio y el final

queda resuelto en un beso

donde habitan

todas las luces más brillantes de la noche

y se queda en una de ellas la piel hundida

en un profundo mar de días.

Amor es la palabra más grande del mundo

porque tu la nombras

porque tu la alimentas

y cada letra interminable

se deshace en los ojos del que la encuentra.

Amor se hace la palabra más grande del mundo

cuando la noche tiembla de frío

cuando la busco para encontrarte en cada letra.

La Cabaña by Cristina Fernández Saenz-Maza

Masticadores

La cabaña

Llega la noche a la cabaña

el paradigma de la duda

de quedarme en el fuego donde nazco

o salir obligada a la última tristeza

En la finca –un árbol–

En qué rama nos quitaron la esperanza

no existe nada bajo el cielo callado

solo las heridas midiendo el tiempo

lluvia de manos y ojos sin brillo

En el puerto –el olvido–

Ella piensa en lo que pudo retener del aire

con insomnio dibuja las horas del dolor

un golpe de mano

una mortal fatiga acostumbrada al infortunio

En la ventisca –un grito–

En qué momento dejamos de cuidarnos

fabricamos trampas en el juego equivocado

sin armas fuimos a la guerra

para vivir presas en el sigilo de las fuentes

En la niebla –la palabra–

Ella siembra sobre rosas negras cementadas

en el exterminio de la dulce materia

en la armonía verde de la montaña

en el pasar…

Ver la entrada original 89 palabras más

Abolir el tiempo

Contigo

Puedo si así lo quiero

Nombrarte

Contigo es la palabra

Contigo la intimidad del mar

Puedo si así lo quiero

Encontrarte

Contigo no solo la belleza

Contigo el rigor de vivir

Puedo si así lo quiero

Extrañarte

Pero siempre contigo despertar

Contigo abrir el sol sin voz

Puedo si así lo quiero

Sentirte

Contigo doblegar la memoria

Contigo sembrar la vida

Puedo si así lo quiero

Saberte

Contigo ser azul y camino

Contigo ser de verdad

Solo una gota en el mar

“Que nadie llegue jamás a ti sin que al irse se sienta un poco mejor y más feliz”

Santa Teresa de Calcuta

Porque probablemente solo te verás como una gota más entre tanta agua

y ciertamente serás esa gota

Y llenarás ese vaso

hasta una línea imaginaria

Y en ese límite

rozando el horizonte

apretando fuertemente tus labios

pararás

y vivirás el silencio

Y te alimentarás

de todas las formas posibles

que conoces de él

Pero siempre serás esa gota

que no se nombra

La que ha caído más de mil veces

en el mar

haciéndose la misma pregunta

En qué parte de tu perfecta geometría habita mi felicidad