Cuando la luna

Como cuando la luna
Tu cuerpo anterior a la noche -dijo el poeta-

Detrás

Una historia de preguntas nunca hechas
Y ella

Hacedora de la tremenda escarcha
Amotinada
Impasible
como la mano torpe de lo desconocido
acostumbrada a las cenizas
esquivando todos los trofeos y derrotas
Con la duda siempre presente que aparece y desaparece como la última luna de agosto y el primer verso de la infancia
La luna de maíz de septiembre
Habla por sí misma encajada entre lo poco que podríamos recoger de esta cosecha y la alineación perfecta
de una sonrisa
alrededor del insomnio.
Como cuando la luna
La duda aislada
Como tu mano vagabunda por mi espalda
Sin letras que te marquen el sendero correcto para llegar al sudor
apartando cada espacio que reduce la distancia inmedible del aliento fresco de un amanecer indecible
Soñadores de un quizás pudo haber sido
Un jadeo adherido a la carne
Un pacto
Una tregua
Un qué sientes si solo imaginas
Un cuerpo anterior a la noche
Y como cuando la luna
En el tedio del otoño más próximo
Ya es de día y sin ninguna duda
en esa luna tu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s