Hay dos días en la vida by Cristina Fernández Sáinz-Maza

Masticadores-EEUU

La imagen siempre la misma. Tú corriendo por un bosque inmenso lleno de árboles sin ningún punto de destino. La tarde era desapacible y le acababas de cambiar las ruedas al coche porque le tocaba, decías. Ni siquiera te paraste a mirar si le hacía falta. Hay personas que hacen las cosas porque quieren; son personas tan libres que no dan un paso por obligación. Tú eras una de ellas. Simplemente habíamos quedado para vernos en nuestra pequeña isla amueblada con toda esa decoración que nos gustaba tanto, hablar, reírnos de nuestras cosas que nos incluían a nosotros mismos, dar un paseo en aquel barco tan bonito que ibas a ver todos los días, que deseabas comprar para llevarme de viaje y besarnos como si el mundo se acababa en nosotros.

Pero aquel día, las ruedas fallaron y pararon en un punto de una carretera oscura. Ni siquiera tus grandes…

Ver la entrada original 149 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s