Razón sin sentido

Cuál es la razón de esto
porque no tiene sentido
la música en una pieza
el sonido frustrado
el aire de la vida
el agua que nos inunda
la luna de los mares
el infinito y un poco más
si cuando te veo saltar
y querer caer
me coges la mano
para volver a mi camino.
#cuandosaltarnoescaer

06/12/2015

Saltar o caer

He contado cada paso
cada pisada dedicada para amar el mundo
Desde lejos se ve como el viento intentando
soplando para desvelar los secretos
En sus ojos
en sus ojos he percibido el mar
las piedras de sal que fingen
que fingen ser cincel de sus palabras
el fuego de un ser libre que cruza la calle sin mirar
que se aproxima y me descubre la vida
y el arte
un experimento
Y pienso, de existir los dos juntos uno de los dos durará poco
o nada
o todo
y a pesar de mucho
y en el pensar de esto
en esta noche tan negra
que puede llevarme al suicidio
No se saltar o caer
en esta noche tan negra
mi sentir es habitable
en esta noche tan negra
mi lugar es conocerte
en esta noche tan ciega
mi sufrir es descifrarte
¿Dónde está la lumbre?

#cuandosaltarnoescaer

29/09/2015

Con la nieve

PANO_20160327_135242Se paró el tiempo
Los cárabos blanquecinos miraron sin parpadeo
tartamudearon mi nombre entre las voces de la noche
Los balizas señalaron un cruce
en el tiempo llamado dolor,
lleno de rostros sedientos y hambrientos de un justo.
Olvidar es impensable,
el frío no deja olvidar
deslumbra e ilumina los sitios oscuros.
La nieve se desliza sobre nosotros como una araña
Y arrastra los pálidos rostros
de un invierno de amores congelados.
Cris (del poemario compartido «Encuentro entre versos» 2014)

Nota al poema: La voz trémula del cárabo la escuchamos en un lugar mágico donde los haya, como corresponde a un sonido lúgubre lleno de poesía y encanto como casi todas las maravillas vividas. El cárabo abunda en los bosques de los valles pasiegos. Buena señal de su calidad y valor, porque esta nocturna de ojos negros solo ama los árboles maduros, con heridas de guerra que hayan derivado en grandes oquedades, que son los que dan seguridad cuando una se acurruca en ellos.