Corazón de otoño


Todo esto sucede en dos minutos
Mientras piso todas las hojas secas que va dejando la estación
Siempre sucede que solo una me llama la atencióny me paro y me agacho como si me quisiera decir algo
La cojo como una madre primeriza coge a su hijo y le voy quitando todo lo seco que el año le hizo pasar
Después hago un corazón de otoño con un mástil para que no se rompa y poder sujetarlo o colgarlo en una pared o meterlo en un buen libro
Pero lo que el resto de las hojas secas no saben es que hago estos corazones para recordar tu voz cuando no estás cerca
Para guardarlo en el libro que cuenta nuestra historia…

Te deseo tiempo

Hay poemas que con toda la sencillez, te leen el pensamiento

No te deseo un regalo cualquiera,
te deseo aquello que la mayoría no tiene,
te deseo tiempo, para reír y divertirte,
si lo usas adecuadamente podrás obtener de él lo que quieras.
Te deseo tiempo para tu quehacer y tu pensar
no sólo para ti mismo sino también para dedicárselo a los demás.
Te deseo tiempo no para apurarte y andar con prisas
sino para que siempre estés contenta/o.

Te deseo tiempo, no sólo para que transcurra,
sino para que te quede:
tiempo para asombrarte y tiempo para tener confianza
y no sólo para que lo veas en el reloj.
Te deseo tiempo para que toques las estrellas
y tiempo para crecer, para madurar. Para ser tu.
Te deseo tiempo, para tener esperanza otra vez y para amar,
no tiene sentido añorar.
Te deseo tiempo para que te encuentres contigo misma/o,
para vivir cada día, cada hora, cada minuto como un regalo.
También te deseo tiempo para perdonar y aceptar.
Te deseo de corazón que tengas tiempo,
tiempo para la vida y para tu vida.

Elli Michler 1987

Con los años

A los años les hago una manta

de paz y remanso

Con los años la voz consigue su calma

se prolonga el tiempo

los pájaros vuelan sobre vientos suaves

vientos cálidos

galernas conocidas

y la poeta en su silencio se recuerda:

siempre hay una luz escondida dentro de una nuez

Con los años el mar consigue su límite

deja que el tiempo se deshaga en sus adentros

y la poeta esperando en la orilla

ya no se acerca al acantilado

deja que gire el aire

que la arena la lleve hasta la dulzura

escucha las risas de los niños

se libera de la culpa

de la palabra

del verbo

Solo con los años sin que nadie lo advierta

se prolonga el tiempo de tierra y remanso

y la poeta deshaciendo un nudo marinero se recuerda:

eres tú la viajera y te has reconocido

en tu propio mapa.

En invierno

En invierno se me enfrían los pies

se me clavan los cristales de la noche

como una luz tallando sobre las sábanas

toda la oscuridad de un otoño vago.

Son extrañas agujas punzantes

se quedan como piedras en un solo despertar

cuando la embestida del sol es incierta

y el cielo y las lluvias se pliegan lentamente

hacia la misma arena.

Mis pies no tienen por costumbre vivir

entre cristales de agua helada y turbia

solo saben de retener lo que brilla en la memoria

y yo obstinada intento abrigarlos como abrigo el corazón

Y aún con todos los rituales que me concede la noche

se enfrían con una pertinaz condena

como si fuera una derrota asumida tener los pies fríos

como si traficando con la rutina y las ganas de sentir

se pudiera ocultar el dolor inexplicable del frío

o la proximidad de un invierno sin sueños.

En invierno se me enfrían los pies

hasta que estoicamente toco la nieve fina de tu piel

y me desnudo ante el fuego de tus dedos

mientras tanto

Júpiter y Saturno hoy

han decidido pasar una noche juntos.

Seguro se casó de blanco

Y

Se viste de blanco para ir a las grandes ferias

los animales no ven el color blanco

Y si se mancha se lava

Guarda todas sus fotos en una carpetita azul

Y da carpetazos a las cosas

como si así desaparecieran todos los males

con el mismo poder del silencio

Yo se que  se viste de blanco para todas sus salidas

para abrirse al mundo

para encontrarse con su alma

para saborear todos sus sueños cumplidos.

Cree en el valor de las pequeñas cosas

y en los días fríos y oscuros,

– cuando todos los santos caen rendidos a sus pies

sin recibir contestación-

esos días de duro trabajo en el que todo sale al revés

para ella creados por Dios

 y alguien llamado mala suerte

Ella sabe que saber mirar es una gran virtud

Te mira libre y calla

Te mira y calla pero sé libre

Te mira y a veces incluso llora

Yo sé que quisiera salvar todo lo que no se puede romper

Salvar lo que nadie puede encerrar

Salvar los afectos no obligados

Salvar todos los besos que quedaron atrapados

Salvar las distancias con su inmensa voz

Salvar lo verdadero de los sentimientos

Salvar su amor

Ella se viste de blanco para atrapar la vida

Ella es mi madre

Y  se muere como lo hacen los días

Y se muere de frente

con una sonrisa

con la mirada verde más pura que conocí

mejorando la muerte con su presencia

Y yo la miro descalza

en el espejo de mi mesita vacía de fotos

en este otoño

 más invierno aún que nunca

tocando a horcajadas la nieve

hundiendo los pies queriendo deshacerla

mientras esa sombra maldita

me grita

que no puedo salvarla.

– Al fondo mi padre, sonriendo

la mira como siempre

como si fuera una gran maga-

Pon tus ojos en el océano y el alma en el mar

Agazapada 

bajo las piedras y las horas, 

esperaste, paciente, la llegada 

de esta tarde 

en la que nada 

es ya posible… 

Angel González

Mientras los días van y se vienen

las piedras del mar también lo hacen

hay un momento en que te tumbas sobre ellas

sin saber su nombre ni su origen

los territorios que han viajado

simplemente las conoces por su forma de mirarte

– mientras el mar y yo compartimos

esa extraña forma de querernos-

Te acarician la espalda

se clavan hasta hundirse en tu piel

hasta escuchar tu risa como un mar de fondo

y en ese justo momento es cuando se mueven

Luego se van a varar a otras playas

con otro tamaño, otra forma, otros colores

Algunas se quedan en el fondo marino

inertes e impasibles

buscando su propia casa

mientras los peces nacen y mueren

A veces pienso

si el océano inmenso rompe cada roca en pedazos

los convierte por un instante en suaves piedras

para que lleguen a acariciar el cuerpo de una mujer

antes de convertirse en almas llenas de arena

Fotografía: Montse Funcasta 2020

Amor-es

Amor es

la palabra más grande del mundo

incluye tu cuerpo

tus caricias

tus pensamientos

tu piel

tus labios

tus manos

tu voz

tu saber vivir.

El lugar donde el principio y el final

queda resuelto en un beso

donde habitan

todas las luces más brillantes de la noche

y se queda en una de ellas la piel hundida

en un profundo mar de días.

Amor es la palabra más grande del mundo

porque tu la nombras

porque tu la alimentas

y cada letra interminable

se deshace en los ojos del que la encuentra.

Amor se hace la palabra más grande del mundo

cuando la noche tiembla de frío

cuando la busco para encontrarte en cada letra.

Abolir el tiempo

Contigo

Puedo si así lo quiero

Nombrarte

Contigo es la palabra

Contigo la intimidad del mar

Puedo si así lo quiero

Encontrarte

Contigo no solo la belleza

Contigo el rigor de vivir

Puedo si así lo quiero

Extrañarte

Pero siempre contigo despertar

Contigo abrir el sol sin voz

Puedo si así lo quiero

Sentirte

Contigo doblegar la memoria

Contigo sembrar la vida

Puedo si así lo quiero

Saberte

Contigo ser azul y camino

Contigo ser de verdad